fbpx
¿Quieres hacer una consulta sin esperas? Este es nuestro teléfono 678 181 749

«Si quieres entender a una persona, no escuches sus palabras, observa su comportamiento«, dijo Albert Einstein. ¿Qué sería de la ciencia sin la observación?. Es la observación de nuestro alrededor la que nos aporta día a día un aprendizaje y modifica nuestras acciones y reacciones.

Una persona que sufre una pérdida auditiva, se está perdiendo de parte de la información y tiene la sensación de que el mensaje está incompleto. Es con el paso del tiempo sin solucionar esta situación, lo que va incrementando los momentos en los que esa persona prefiere mantenerse al margen en las conversaciones, en las intervenciones en clase o reuniones y acaban aislándose.

5 gestos que pueden indicar que esa persona está empezando a aislarse son :

  • Reirse y asentir sin aportar ningún comentario desarrollado a la conversación, normalmente utilizará monosílabos que le ayuden a salir del paso.
  • Pérdida de atención. A veces, sobretodo en la época escolar, se etiqueta a algún alumno/a como distraido/a sin tener en cuenta que puede no estar entendiendo bien lo que se está diciendo en clase. Los dictados, son herramientas muy válidas para descubrir si el niño/a está recibiendo bien el mensaje.
  • Nerviosismo por el uso de la mascarilla. Las personas con pérdida auditiva se apoyan muchísimo en la lectura labial, no hace falta que la pérdida sea muy elevada para comenzar a hacer esa relación continuamente. De hecho, todo en mayor o menos medida lo hacemos. Pero es realmente cuando hay un problema auditivo, cuando el uso de las mascarillas se ha convertido en una situación irritante, ya que impide la comunicación. Observaremos que el comportamiento de la persona con pérdida auditiva cambia radicalmente cuando la que persona que le está hablando se quita la mascarilla.
  • Desaparecen las bromas. Cuando las personas empiezan a aislarse, es como si perdieran su personalidad, los gestos que los caracterizaban…Las bromas y los chistes son lo primero en desaparecer. Personas que derrochaban alegría y siempre hacían reir a los demás con sus ocurrencias, dejan de hacerlo y poco a poco esa «seriedad» va ganándoles el terreno.
  • Dejar de tomar la iniciativa. La pérdida de la seguridad va aumentando y eso hace que esa persona necesite más tiempo para observar lo que pasa a su alrededor y espere primero a ver que están haciendo los demás, antes de tomar la iniciativa. Se va perdiendo la motivación y las ganas de hacer cosas nuevas. Empieza la tendencia a querer pasar desapercibidos, con lo cual, el aislamiento cada vez es mayor.

Cuando hablamos de pérdida auditiva, comúnmente se piensa que simplemente «escuchamos más bajo». Sin embargo, en la mayoría de los casos lo que se pierde es la capacidad de entender. ¿Qué hacemos cuando no entendemos algo? Adquirir una actitud defensiva y de negación. Por eso cuesta tanto acudir a un centro auditivo y reconocer que hay una pérdida auditiva.

La labor de los gabinetes auditivos y sus profesionales, es la de no sólo encontrar el mejor audífono, es la de conseguir que la persona vuelva a recuperar su verdadera personalidad y salga de ese aislamiento. La ayuda de familiares y amigos también es fundamental en este proceso de redescubrimiento de la realidad, ya que la mayoría de las veces, esperamos años y años hasta que buscamos una solución. Con todas las soluciones que hay hoy en el mercado, los profesionales de la audición cada vez mejor formados y los avances tecnológicos que permiten a las personas controlar sus propios audífonos, hacen que todo tiempo de espera sea innecesario.

Desde nuestra página comparadordeaudifonos.es, estamos preparad@s para ayudarte en el camino e informarte de una forma sencilla cómo llegar a tu solución auditiva.

 

× Consulta con el experto